martes, 8 de diciembre de 2015

De un niño torturado.

15/11/1940

Querido diario.

Hoy como todos los días me levanté para ir a la escuela. Preparado y con una sonrisa le di un beso de despedida a mis padres, sin saber que era el último.
De camino a la escuela me agarraron dos soldados por las muñecas, yo pensando que eran amigos me fui con ellos….Realmente soy estúpido.
Esos soldados me hicieron ir en un tren solo, sin acompañante. Al llegar al destino que me esperaba me di cuenta que no era nada agradable.
Llegué a un sitió rodeado de vallas, y a dentro había mucha gente con caras de tristeza y dolor, en ese momento supe que mi vida jamás volvería a ser la misma.



18/11/1940

Siento no haber escrito…..pero es muy difícil, ya que los soldados me vigilan día y noche.
Hoy me he levantado asustado, uno de los malditos soldados me tiró agua congelada. Me levante sintiendo un frío horrible y como no tenía mas ropa que ponerme me quede mojado. Eran las 5 de la mañana y era hora de desayunar. Fui al comedor, donde se reunía toda la gente con la misma cara de siempre. 
Nos sirvieron el desayuno, era sopa, sopa mezclada con arena, y unos puntitos verdes….. Ya que no había otra opción tuve que comerme esa asquerosa cosa.


Los soldados nos empezaron a gritar y a tirar piedras para que nos pusiéramos a trabajar. Así fue, empecé a cavar con mis propias manos…..sin tener idea de porque hacía eso simplemente eran las ordenes que seguía.
Mientras hacía mi trabajo un soldado me daba con el látigo dejándome completamente rojo…


19/11/1940

Mi diario…..
Ya no siento dolor, de tantos golpes que me han dado, ya no tengo ganas de llorar, porque mis lagrimas se secaron, ya no puedo estar triste…..
Mis sentimientos desaparecieron….esa vida a a la que estoy siendo sometido. Horribles látigos tocando mi cuerpo con fuerza. Los soldados me quemaban con los cigarrillos, me tiraban agua congelada, no tenían compasión…..
Dejé de sentirme como una persona, ya no se si soy humano, ¿Soy una animal? Pero.. los animales no deben ser tratados así….¿qué soy? ¿porque me utilizan como si fuera un esclavo?


20/11/1940


Me desperté oyendo horribles gritos de un niño, esos gritos me parecían familiares. Bajé rápidamente de la litera. Y salí de la habitación.
Allí estaba mi hermanito, hacía tiempo que no le había visto. Esa imagen hizo que mi cuerpo temblara sin parar. Los soldados jugaban con mi hermano, le estaban pegando delante de mis propios ojos. Le rajaban con un cuchillo las partes de su cuerpo, dejándolo sangrando. Ese líquido rojo recorría su cuerpo, y un maldito soltado le empujo hacia la hoguera. Vi como mi hermano gritaba y se quemaba vivo. Yo sin poderme mover ni gritar ni siquiera llorar….
Los soldados se reían de la situación como si fuera una película sin sentido. Yo ya no aguantaba mas, corrí hacía esos inhumanos y les empecé a gritar y a pegar con puños. No servía de nada ellos se reían como si yo fuera una rata…. Pero me dijeron unas palabras que se quedaron grabadas en mi mente:''Mañana será tu turno''

21/11/1940
La vida ya no tiene sentido para mi…. Lo he perdido todo, ya no tengo a nadie a mi lado, ni puedo confiar en nadie. Ya no puedo ir a la escuela, ya no podré cumplir el sueño de ser científico. Lo tengo asumido jamás saldré de este horrible infierno.
A demás me queda media hora para morirme...así que ya no me importa demasiado. He deseado morir tantas veces estos días que ya no me importa si soy torturado por idiotas.
Sólo escribo para despedirme de ti, querido diario, tu eres el único con el que pude confiar toda mi vida, el único acompañante que tuve….

Y tú, sí, tú el que estas leyendo este diario: Por favor piensa un poco, se que puede que suene a mentira todo lo que he contado pero este es el resultado de de la idiotez e ignorancia humana. Sé un poco inteligente y para las guerras, no faltes el respeto, no seas racista, no odies a nadie, no guardes rencor. Porque todos somos humanos. Mi muerte no ha cambiado nada en el mundo, solo soy uno mas del montón. Pero tú sí, tú ahora eres libre y estoy seguro que puedes hacer mucho.




                                                                                                           De un niño torturado.